– Creada por Philips en 1962
– Inicios titubeantes hasta principios de los 70
– En 1980 las compañías discográficas ya empezaron a lanzar simultáneamente los LPs y las cintas de cassette («cajita» en francés).

– Por primera vez, el usuario podía grabar en una cinta su propia música. Eran los inicios de una creación personal y acorde a tus gustos. Algunos nos tirábamos horas con la radio puesta para «cazar» esa canción que tanto nos gustaba. Eran los tiempos de M80 con su Gramola y su Vuelo 605 de Ángel Álvarez («..con saludos de El Coooor teeee iinnn gleessss«)
– Revolución social. Su facilidad de copiado ayudó a traer música de muchos otros lugares y países.
– El pirateo hizo sus primeros pinitos. Aún recuerdo a los mayores de mi colegio vendiendo las sesiones de las discotecas de sesión de tarde que habían elaborado de estrangis con su grabadora… 
– Físicamente poderoso, aguantaba los duros envites de nuestra despistada juventud. Pero el sonido se iba deteriorando con el paso del tiempo y si te la dejabas al sol en el coche (tardes de veraneo), al volver la tenías con forma de churro y con destino a la papelera.
– Si asocias un boli con un cassette, sabes de lo que estoy hablando. Si no, seguramente seas chusma de los que consumen música como pañuelos de klinex, de usar y tirar, de los que llenan un ipod o mp3 sin ningún criterio y raciocinio y de los que atesoran cantidad por encima de calidad. A éstos últimos, me alegro de que no hayáis conocido el cassette.

+info:   http://es.wikipedia.org/wiki/Casete
twitter: @JRGE09