Es una de las bandas más bellas que hemos escuchado en los últimos años. De una calidad inconmensurable, Balmorhea es sólo apta para oyentes selectos de oído fino y alma despierta. Si te consideras uno de ellos, sigue leyendo…



Si además eres fiel amante de Sigur Ros o Fleet Foxes estás de enhorabuena, porque quizá te encuentres ante la que será tu próxima banda de cabecera. Michael Muller y Rob Lowe, en esencia, son las guitarras acústicas que en 2006 sentaron la base de lo que vendría después: un sexteto de cuerdas y piano de influencias clásicas y folk que han logrado crear una atmósfera poderosamente cautivadora.

Catalogados como post-rock, lejos de etiquetas, su música ha seguido una trayectoria tan mística como discreta, que nos invita a disfrutar de la belleza en su máximo esplendor y nos traslada a su Austin natal, reflejando así la idiosincrasia del suroeste americano: el folklore de los colonos de Texas, la melancolía del paisaje montañoso, la naturaleza, la noche o la soledad. Desde Rivers Arms (2008), All Is Wild, All Is Silent (2009) hasta el mágico Constellations (2010), en cada uno de ellos han mantenido su seña identidad: ritmos tranquilos y melodías reflexivas salpicadas de destellos celestiales que apelan a la emotividad.

Medios como el NYT, The New Yorker, la BBC, Pitchfork o NME han alabado su gran trabajo. Nosotros, humildemente poco más podemos añadir. Tan solo invitaros a escucharlos y a contagiaros de la inmensa belleza que desprende su música…


Balmorhea – Settler from LaundroMatinee on Vimeo.

  !function(d,s,id){var js,fjs=d.getElementsByTagName(s)[0],p=/^http:/.test(d.location)?’http’:’https’;if(!d.getElementById(id)){js=d.createElement(s);js.id=id;js.src=p+’://platform.twitter.com/widgets.js’;fjs.parentNode.insertBefore(js,fjs);}}(document, ‘script’, ‘twitter-wjs’);