Muchas veces
en la vida tener demasiadas opciones es un problema mayor que disfrutar de  lo otorgado. Tras años viendo crecer el
panorama de festivales en la piel del toro, nos encontramos ante una excesiva
oferta músico-cultural que nos impide llegar a asistir a todos esos eventos que
antes, por improbables, no figuraban y ahora que existen nos son imposibles (por
no tener el don de la ubicuidad, aunque estamos trabajando en ello).

Abrimos esta
sección del consultorio del Dr. Fest con la intención de sanar todos esos
corazones rotos por la decepción, la frustración y la impotencia de nuestros lectores,
melómanos donde los haya, no ofreciendo una visión de lo acontecido sino una
clarificación de las opciones de forma que, preventivamente, puedan elegir con
el mayor criterio posible qué evento es el más adecuado para ellos y así no
somaticen la pérdida de ese concierto o banda
y mantengan ese trote cardíaco
juvenil y vital que caracteriza a los longbriters.
Comenzamos con
uno de los debates del año: ¿Dónde estaré el 12, 13, 14 de julio 2018? Innegablemente uno de los más concurridos y conflictivos. Por un lado, tenemos Mad Cool y BBK Live
 como gigantes púgiles, sin embargo el Nos Alive de
Portugal y el Cruïlla en Barcelona tampoco se quedan atrás.
Eliminando
motivos personales y geográficos, Mad Cool se erige como el gran aspirante al título: 100.000 m2 en Valdebebas, tercera edición con un aumento de público por día de
35.000 a 80.000 y toda la ambición posible que puede encumbrarle o hundirle
para siempre. Como contraprestación, el mastodóntico tamaño, el gran aforo y la
inexperiencia sobre el terreno pueden dar problemas de logística y
abastecimiento. Otros como BBK ya son una institución y cuentan con la
veteranía para resolver estos problemas. Cruïlla se hace en el Parc del Forum
(mismo entorno que el Primavera Sound) y Nos Alive tienen menor aforo y número
de escenarios que puede hacer un aire más familiar si se puede decir y sirve
para evitar las odiadas solapaciones, que tanto hacen sufrir a nuestro sistema
nervioso y a nuestras extremidades inferiores, por las maratonianas carreras.
En cuanto a
cartel huelga decir el enorme desembolso que ha realizado Mad Cool con técnicas
de jeque árabe, monopolizando a gran parte de las bandas que hacen gira de
festivales por Europa: Pearl Jam, Arctic Monkeys, Jack White, Queens of
the Stone Age o Depeche Mode
, por no hablar de otra serie de bandas como Nine Inch Nails, Massive Attack, Alice in Chains o Fleet Foxes, que podrían
ser cabezas de cartel de casi cualquier festival europeo y aquí campan en un
segundo plano de lujo. Contamos con apuestas más minoritarias pero increíbles como At the Drive In con su loco show a lo mc 5 y un dignísimo relleno diario con Yo
la Tengo, Eels, Washed Out, Shampa, Young fathers, Jack Johnson, Black Rebel Motorcycle Club,
etc … El número es incontable aunque echamos de menos
algo de música negra, cosa que no pasa en BBK en el que tenemos al magnífico Childish Gambino añadido recientemente y en Cruïlla a The Roots además de N.E.R.D.  el grupo de Pharrell
Williams
.
Nos Alive
dispone de artistas en común con Mad Cool que hacen el doblete como Pearl Jam, Future Islands, QOSA, Frank Ferdinand o At the Drive In, erigiéndose
como un hermano menor (aunque hay que decir que el cartel a día de hoy no está
completo).
En Bilbao se
ha optado por una versión de festival más alejado de su origen rockero y más
cerca del indie con Alt J, Florence and the Machine, The XX, Noel Gallagher, con sus High Flying Birds
, David Byrne (al que también veremos
en las Noches del Botánico), Benjamine Clementine, Parquet Courts y como
plato fuerte Gorillaz (aunque no está en exclusiva ya que actuará en el Sonar
con LCD Sound System). En el apartado de electrónica cuentan con Ben Ufo, Talabot y Modeselektor, siendo algo más avant garde que el festival madrileño que
trae al sempiterno Richie Hawtin.
Por último Cruïlla
cuenta con un cartel más ecléctico en el que caben Prophets of the New Rage (ya
actuaron el download 2017, banda de lujo), Damian Marley, Jack White y Justice (que doblan en Mad Cool), Bomba Estéreo, (que dobla en BBK) y el magnífico
concierto de uno de los padres de la bossanova: Gilberto Gil.
En el plano de
música española, Mad Cool cuenta con Rufus T. Firefly y Biznaga, que han presentado
dos de los trabajos más solventes de este año, Maga (todo un clásico
contemporáneo), Kase O, Toundra y Modelo de Respuesta Polar, así como con
la M.O.D.A. (también en Cruïlla) y BBK por otro lado trae a la superviviente
de la movida madrileña Ana Curra, al siempre fresco Bejo y Triangulo de Amor Bizarro con su obtuso krautrock.

No todo es
mencionable por extenso pero con estas pruebas orientamos el diagnóstico, aparte
de gustos personales y sabiendo el dolor de perdernos esa actuación que nos
dispara la serotonina, Mad Cool se erige como la opción más ambiciosa, con la
incertidumbre de si conseguirá satisfacer a la horda de espectadores y si
conseguirá establecer una logística que permita acudir a los conciertos. BBK, por su parte, con un cartel solvente queda
relegado a una posición ligeramente secundaria, y Cruïlla se desmarca por su
cartel con una personalidad más marcada (aunque comparta actuaciones con los
antes mencionados). Ya por ultimo y a falta de anunciar más bandas, el Nos Alive de
Portugal queda relegado por distancia, y por ser una alternativa menor a otros
festivales (por compartir casi el mismo cartel) por lo que no creemos que es
una opción a día de hoy, a menos, claro, que queramos renovar las toallas del
baño.