El año 2007 supone una fecha lo suficientemente importante como para dar título al que es su nuevo trabajo y también un repaso a su brillante trayectoria. La compositora californiana Miya Folick regresa con un cautivador EP de seis canciones donde reflexiona sobre el momento que está viviendo y el largo camino para llegar hasta él a través de baladas folk y pop sin entresijos que evidencian una sensibilidad extrema.

«2007» (2022) es una colección de canciones viscerales donde canaliza sus emociones más cotidianas a través de su deslumbrante falsete y de composiciones que revelan sentimientos de miedo, anhelo, soledad y esperanza, pero también de alegría. «Nothing to See», uno de los temas más sobresalientes del disco, habla de una relación compleja en la que había perdido su propia identidad pero que ha logrado ver con perspectiva de forma positiva y sacar su jugo en forma, precisamente, de canción. Un tema que engancha desde el minuto 1.

«2007», el tema homónimo, está lleno de ritmos cambiantes y acordes cautivadores, aportación de algunos miembros de la banda como el baterista o el bajista Sam Wilkes, quiénes, reconoce, han tenido mucha importancia en la producción del disco y han supuesto un gran apoyo.

«Ordinary» es el encargado de cerrar este magnífico EP y de encogernos más si cabe con un folk pop íntimo y emocional.

2007 es una montaña rusa emocional que ha servido de catarsis a una Miya Folick en estado de gracia desde su magnífico debut «Premonitions» (2008), donde manifiesta la capacidad de encontrar la alegría incluso en un proceso de lucha, melancolía o crisis existencial. Y esto es, como ella misma reconoce, gran parte de su personalidad. Escúchenlo y disfrútenlo.

Puntuación: 8/10

Temas imprescindibles: «Nothing to See», «2007», «Bad Thing».