Nunca será un artista de culto y su álbum, Sock It To Me, nunca será un best seller de tus tiendas de discos más cercanas. Sin embargo apuesto a que varios de sus temas serán uno de tus imprescindibles en los últimos meses, que subirás fotos en instagram con la caratula de su LP o alguno de sus sencillos, que te los pondrás como banda sonora de una de esas noches repletas de alcohol y humo y apuesto también, a que Colleen Green es la nueva Best Coast.
Con un pop de tradición sesentera y cierta actitud punk, las intenciones son claras y evidentes. Una producción medio casera y barata (con ese regusto lo-fi) y una buena dosis de guitarras divertidas y contundentes. Capaz de transportarnos a un mundo brillante y frenético con “Time in the World” así como, llevarnos a un ejercicio mucho más abstracto, emocional y honesto con “Close To You”… y qué decir de «Heavy Shit», todo un manifiesto de los horrores y complejos de una angustiosa pubertad relatados en un pop oscuro y degradado. 
Y es que, a diferencia de Best Coast, su sonido no recuerda a una idílica tarde de playa y surf sino a una loca borrachera de primavera en los pretéritos años 90 de la juvenil Boston.
Green es otro de esos artistas que fabrican canciones con el método DIY («do it yourself») o como aquí decimos, Juan Palomo («yo me lo guiso, yo me lo como»). Ella, toca, compone y se ayuda de la tecnología de hoy en día para simular que también sabe hacer un correcto uso de la batería. Ex-novios, algunos terribles y otros bonitos amores, tardes de soledad y pop de gancho y buenos estribillos. Así es ella, puede con todo y de momento, nos tiene rendidos a sus pies.

+info:   http://www.hardlyart.com/shop/colleengreen.html
twitter: @JRGE09 / @LONGBRIT / @colleengreen420