La super evolución de la música pop corre a cuenta del genio del dubstep, James Blake. Se dió a conocer en el año 2009 con su primer single, llegó el 2010 y lanzó dos más. En 2011…, ¿su primer album?.

CMYK fue su último single. En él podemos reconsiderar prejuicios anteriores y afirmar que Blake no sólo es el dubstep clásico con fines de pista de baile. Su horizonte va mucho más allá. Elegante, sutil y envolvente.

Si bien comentábamos recientemente que en Toro y Moi el funk está muy presente en su sonido, en el caso de James Blake, es el R&B clásico quien pinta alguna de sus sutiles melodías. Blake, juega más con los silencios que con los estallidos de bajos. Es un nuevo planteamiento que divide a público y entusiasma a la crítica. En Long-Brit, se ha ganado su hueco y es otro de los que probaremos a ver en el próximo Primavera Sound.

James Blake – CMYK by jdillon89

The Observer: «Rather than batter listeners with bass, as he used to do in his DJ sets, Blake has chosen to stun with silence on what is, in essence, a piano-and-voice record for the 21st century«

BBC: «Each playback draws the listener in closer towards to the record’s core, like a dimmer switch being raised incrementally – a true beauty to behold«

Music OMH: «It’s gorgeous and it’s the sound of a producer at the very top of his game«