Puede que fueran las ganas de volver al cine 3 meses después, pero la película de Tyler Nilson y Mike Schwartz (dirección y guión) ha resultado ser esa película de aventuras ochentera y tierna que todos llevamos dentro.

Zak (Gottsagen) un joven con Síndrome de Down se escapa de su residencia para conseguir su sueño de convertirse en un luchador de pressing-catch (se decía así en los 90, no?). En su huída se topa con Tyler (LaBeouf), un delincuente que también se ha dado a la fuga y que se convertirá en su entrenador, amigo aliado y familia junto con Eleanor (Dakota Johnson), una enfermera de la residencia de Zak.

Una película breve (que siempre se agradece), divertida, bizcochona y para todos los publicos. Con una banda sonora de notable alto a cargo de artistas bien reconocidos como Gregory Alan Isakov o Sleepy Sun.

Un 8/10 se lleva en mi FilmAffinity.