El 2023 ha supuesto un gran impulso para la industria con un espectacular auge de giras, conciertos y festivales. Una industria que ha vivido también la llegada de la controvertida Inteligencia Artificial que traerá consigo más de un debate en lo que a derechos de autor se refiere. La demanda del vinilo sigue creciendo a un ritmo imparable y, aunque la música urbana se ha consolidado como el género más escuchado a nivel global, hoy más que nunca estamos asistiendo a una democratización excepcional de la música en la que podemos encontrar una gran variedad de propuestas si uno se lo propone y siente curiosidad (el éxito siempre será de los que buscan y arriesgan). Algunas de ellas son las que hemos intentado recopilar en este listado con esmero y dedicación. De parte de nuestro equipo Jorge, Víctor (The Doctor) y LU aprovechamos para agradecerles un año más su fidelidad con Longbrit. Que lo disfruten!

20. Arde Bogotá – «Cowboys de la A3» (by LU)

2023 ha sido su gran año. Los murcianos Arde Bogotá han conquistado a diestro y siniestro con un segundo LP de rock sin ornamentos que les ha llevado a ser una de las grandes bandas nacionales con dos nominaciones a los Latin Grammy. «Cowboys de la A3» habla de temas tan cotidianos como el amor, el desamor, los amigos, los vacíos o la tristeza que invade a su generación. Un viaje en carretera lleno de recuerdos de todo lo que les ha pasado en estos dos últimos años, que no ha sido poco. Un soplo de aire fresco para el género. La grandeza de lo sencillo.

19. Riders Of The Canyon – «Riders Of The Canyon» (By LU)

Los catalanes ya son una superbanda cuyas raíces parecen salidas del la américa profunda. Su disco homónimo es una colección de sencillos de folk rock que nos deleitan los oídos con una sobresaliente Joana Serrat. Escuchen el maravilloso «Here in My Dreams» o la potente «Master of My Lonely Time».

18. ANOHNI And The Johnsons – «My Back Was a Bridge for You to Cross» (By LU)

Hacía demasiado tiempo que la banda neoyorkina liderada por la gran Anohni Hegarty no nos regalaba un nuevo trabajo. 10 cortes de sensibilidad y emoción a raudales. De lucha social. La inmensidad creativa de una banda sin artificios. Pura inspiración.

17. Lana del Rey – «Did You Know That There’s a Tunnel Under Ocean Blvd» (By LU)

Otro sublime repertorio de la prolífica cantante y compositora neoyorkina. Disco que saca, disco que borda. Canciones a piano y voz que nos seducen con acordes y tempos tranquilos. «Did You Know That There’s a Tunnel Under Ocean Blvd» es más oscuro, más sobrio, más brillante. Una diva contemporánea que ha sentado las bases de un estilo propio en el que nadie parece hacerle sombra.

16. King Gizzard & The Lizard Wizard – «PetroDragonic Apocalypse; or, Dawn of Eternal Night: An Annihilation of Planet Earth and the Beginning of Merciless Damnation» (By The Doctor)

Desde luego nunca vi una banda tan prolífica y mutante. La capacidad creativa es excelsa. La producción discográfica inabarcable. El espectro sonoro infinito. Desde sus inicios (no hace tanto en años, sí en número de discos) hemos visto trabajos de indie, rock, metal, psicodelia, hasta discos hechos con sintetizadores. Pero es a partir de “Infest the Rats Nest” cuando este monstruo venido de las antípodas del planeta ha comenzado a trabajar en un ámbito más “thrash metalero” y “progresivo”, con ramalazos “punk” (si es que no todo el thrash tiene algo de punk) perfeccionándolo hasta crear un alter ego de la banda, duro y contundente. Si no conoces su catálogo yo elegiría 4 discos al azar y trabajaría sobre ellos, no hay dos iguales.

15. There Will Be Fireworks – «Summer Moon» (by JRGE09)

Los escoceses presentan un disco centrado en el difícil camino a la vida adulta y con un paisaje de canciones que se posan más sobre el imaginario norteamericano de Bright Eyes o Modest Mouse que cualquier otra banda del norte de sus amadas islas. Canciones pop, lentas, de corte oscuro y enigmático en muchos momentos («Classic Movies») y otras algo más soleadas pero contundentes («Dream Song»), pero siempre manteniendo un halo de mística muy interesante.

14. Dennis Schocket – «Weathervane» (by JRGE09) 

Es difícil entre tanta mierda que nos proponen los algoritmos y en una industria focalizada en sacar la milonga urbana de moda con autotune, encontrar música objetivamente buena, sensible y aseada. El pop/rock de cuerdas está en crisis, pero las hamburguesas gourmet nunca podrán con el txuletón a la brasa. FACTO. Y es aquí donde este LP supone un menú incontestable. Canciones que podrían ser firmadas por el mismísimo Jackson Browne o alguno de sus más recientes aprendices como Jonathan Wilson. Medios tiempos deliciosos entre guitarras y pianos, con algunas entradas de violín exquisitas, momentos beatleianos cargados de finura como en «Love Untold» o «More Than Anything».

13. Lemon Twigs – «Everything Armony» (by JRGE09)

Siempre pensé en ellos como en unos dignos suceros de los Bee Gees. Esos pelos con corte a lo perro afgano, esas voces de mirlo, esa facilidad para componer canciones pegajosas de las que te tiras toooodo el dia tarareando,… El cuarto álbum de la banda es un nuevo ejercicio de pop sesentero que también recuerda a otras bandas legendarias como a los Beach Boys o los Byrds. Su mejor y más redondo trabajo hasta la fecha y canciones de primer orden (para gente con buen gusto y ternura, claro) como son su bonita «In My Head» o la dulce «Corner of My Eye».

12. JPEGMAFIA & Danny Brown – «SCARING THE HOES» (By The Doctor)

Después de la consagración (Primavera Sound mediante de ambos artistas) este proyecto de hip hop experimental merece su apreciación entre tanto hip hop manido y radiofórmula. Un proyecto que podría ser un disco perdido en un sótano de MF DOOM y Gemini. Aporta mucho de lo nuevo bueno que llegará.

11. The Clockworks – «Exit Strategy» (by JRGE09)

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es clock-1.jpg

Dicen que en los estudios Abbey Road estaba Bernard Butler (guitarrista de Suede) y que le gustó tanto lo que escuchó de ellos que inmediatamente se posicionó para producirles su primer LP. James McGregor (voz y guitarra) se viste de Paul Banks y relata la versión inglesa de aquellos primeros Interpol con alguna sonoridad de guitarras muy del gusto también de IDLES. «Mayday, Mayday» o «Lost in The Moment», son algunos de los puntos álgidos de este «Exit Strategy», un cuento de vivencias que sitúa al oyente en un viaje entre Galway y Londres. Un auténtico must.

10. Silvia Pérez Cruz – «Toda la vida, un día» (By The Doctor)

La expresión máxima de la belleza armónica. La trasmisión de emociones en melodías sencillas (o no tanto). La invasividad de la música de Silvia en nuestra alma es algo violento, inevitable y deseado. La publicación de cualquiera de sus trabajos es una noticia digna de regocijo y verla en directo es una sublimación para los sentidos. En este proyecto se une a María Gadú y Liliana Herrero (en directo) para recorrer el folclore latinoamericano y la canción popular con una revestida pátina de elegancia y autenticidad. Los que pudisteis asistir a su concierto en las Noches del Botánico sabréis a lo que me refiero. Los que no, disfrutad del disco e id a adorarla en directo.

9. Logan Ledger – «Golden State» (by LU)

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es logan-1.jpg

De la mano de Logan Ledger llegaba en el mes de septiembre esta joya de americana y country. Golden State lo tiene (casi) todo: ingenio, elegancia, rebeldía, romanticismo. Un sonido que nos traslada a la California excéntrica y soñadora de finales de los 60. A un flechazo en Laurel Canyon. A un bolo por Sunset Strip. Escuchen «Some Misty Morning» y lo entenderán todo. Paz y amor.

8. Jess Williamson – «Time Ain’t Accidental» (by LU)

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es jess.jpg

Cuando uno escucha a Jess Williamson solo puede sentir gratitud. Una voz arrolladora que culmina en melodías country de extenuante belleza y empoderamiento. Nada es accidental en este sobresaliente trabajo de canciones road trip que nos llevan por alguna estatal desde la costa este a la oeste en una tarde soleada de otoño, de esas donde el sol ya está más bajo y donde el tiempo se detiene. Williamson canta a la pérdida, a la soledad y al desamor pero también al amor verdadero. Y lo hace con una euforia abrumadora. El optimismo ante la adversidad. Una cuestión de actitud.

7. Nick Cave & Warren Ellis – «Australian Carnage. Live At The Sidney Opera House» (By The Doctor)

El que me conozca un poco sabe que Nick Cave es el artista vivo que más respeto. A mi entender es la némesis de Bowie. Si David fue un innovador, un camaleón que transitó décadas abriendo nuevas puertas y adaptándose a las tendencias del momento, Cave, no lejos del talento creativo de Bowie, se mantuvo hierático, atemporal y auténtico. Actuando igual para 50 que para 20.000 personas. La fidelidad a su arte es el hilo conductor que los une. Junto a Warren Ellis, su fiel escudero y compañero (solo los más viejos recordarán que este rol fue de Mick Harvey en su época más roquera) actuaron en la ópera de Sídney durante 3 días y como resultado esta joya. Una puerta al universo Cave. SI es un estímulo para acercarse a verle en directo, es una oída más que aconsejable.

6. Sufjan Stevens – «Javelin» (by LU)

Este no ha sido el mejor año de Sufjan Stevens en el terreno personal. Meses después del fallecimiento de su pareja Evans Richardson, Stevens fue diagnosticado de un trastorno autoinmune llamado Síndrome de Guillain Barré que le impide caminar y del cuál continúa recuperándose con una gran fuerza de voluntad. Con todo ello nos regala un grandísimo trabajo que dedica precisamente a su pareja fallecida, «la luz de su vida», donde deja ver sus debilidades, sus miedos y reprime su dolor a través de exquisitos arreglos folk y temas que calan hasta los huesos como «Will Anybody Ever Love Me?». Un acto de generosidad y valentía. No hay aprendizaje más inteligente que sobreponerse cuando las cosas se tuercen.

5. Boygenius – «The Record» (by JRGE09)

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es boygenius.jpg

¡No han defraudado! el supergrupo formado por 3 de los nombres femeninos de más estatus actualmente en el panorama alternativo, como son Phoebe Bridgers, Julien Baker y Lucy Dacus, ha dado continuidad al single lanzado en 2018 y han confeccionado uno de los grandes álbumes de este 2023. A veces más guitarreras, a veces más folk y otras tantas bordando el pop meloso como en su «Not Strong Enough». Juntas, pero no revueltas. Identificables cada una en sus registros habituales y dando lo mejor de sí.

4. Royel Otis – «Sofa Kings» (by JRGE09)

El grupito indie que más hemos disfrutado este año. Allá por mitad de año empezamos a ponernos cachondos con las primeras pistas que nos llegaron como adelanto de este álbum. Y poco a poco, fuimos escuchando más y más, y en ningún momento vimos bajón alguno en este maravilloso trabajo de los de Sydney. Canciones para poner en bucle, facilonas y efectivas como «Going Kokomo» o la hipnótica y manchesteriana «Sofa Kings», son de largo, de lo mejor que este 2023 ha podido regalarnos.

3. Daniel Caesar – «Never Enough» (by LU)

Daniel Caesar es uno de los nombres más relevantes de la escena actual del R&B. El canadiense asume en «Never Enough» (2023) el papel de productor en un álbum que empezó a crear durante la pandemia en el pequeño estudio que montó en su casa de Toronto. Una especie de refugio donde se dedicó a cocinar, a pintar y a crear las primeras letras de este disco. Letras en donde saca sus demonios y habla de relaciones rotas. En «Never Enough» encontramos temas tan fascinantes como «Let Me Go», «Please Do Not Lean», «Valentina» o la bellísima «Always» que demuestra que las buenas baladas de amor nunca pasan de moda. Piano, guitarra y un delicado falsete son suficientes para dar forma a un disco con el que adquiere una madurez incuestionable. Un recital introspectivo de soul y R&B experimental que da buena muestra de la personalidad artística de Caesar, de sus raíces gospel y que lo convierten en uno de los álbumes más importantes del año.

2. DeWolff – «Love, Death and In Between» (By The Doctor)

Con un pie en la tradición rock y una orientación más vanguardista, este trío holandés ha sacado uno de los mejores discos del año. ¿Su sonido? 70’s americano con una pátina de la electricidad de viejo Santana, los Allman Brothers o WAR, pero a la vez con una producción y unos temas que podrían estar producidos por Dan Auerbach de los Black Keys, sin olvidarnos de toda la tradición soul y Rhythm and blues (casi nada). Esta banda que graba en directo sus temas demuestra unos merecidos galones que les posicionan en primera línea, tanto de la grabación como del directo. Pudimos disfrutar de ellos por partida doble este año como teloneros de los Black Crowes y en el festival Blues Cazorla. Imprescindibles.

1. HURRY – «Dont Look Back» (by JRGE09)

Tiene ironía el título del álbum… es darle al play y nos dan ganas de sacar cubata, cigarro, sudadera e imaginarnos 20 años atrás en alguna escena de American Pie, Supersalidos o Los Feos También Mojan con nuestros colegas de siempre perdiendo el tiempo a carcajada limpia! Pop-rock del que nunca ha de faltar: juvenil, melódico, pomposo, nostálgico y accesible. Una gama de colores entre Teenage Fanclub, Lemonheads y Fountains of Wayne. Un LP donde absolutamente todas las canciones suman. ¡El revival noventero, también era esto! gracias. Os quiero más que a mi puta vida. Tan simple y tan necesario.