Cut Copy regresan después de tres años y su último y exitoso «Haiku From Zero» (2017). Los australianos han sabido adaptarse a las circunstancias con un disco que supone un paso más en su sólida carrera y un sonido más electrónico que sus anteriores álbumes. En palabras de Dan Whitford éste es su álbum «más electrónico y menos dance».

La pandemia global que llegó hace unos meses a causa del covid 19 ha supuesto una profunda transformación en nuestras vidas y un auténtico varapalo para muchos sectores como la industria musical paralizando giras y conciertos. Ha obligado, no solo a cambiar la forma de comunicarse a través de conciertos y propuestas en streaming, sino que también ha afectado en la forma de componer y en los procesos creativos de los propios artistas, como así lo manifestaba Whitford: «En el pasado queríamos hacer que la gente se moviera en la pista de baile, pero en este caso se trataba de hacer que la gente se moviera en un sentido emocional. »

Grabado durante el pasado invierno en Copenhague, fue precisamente la ciudad nórdica la que supuso una fuente de inspiración a través de los diferentes entornos, el clima, muy diferentes a los de su Melbourne natal. Y así es como suena «Freeze Melt», como una mezcla de nostalgia y electrónica tranquila concebida como una experiencia sensorial. Sonidos fríos y envolventes como el primer single, «Cold Water», que nos invitan a explorar nuevas texturas y transportarnos emocionalmente a la pista de baile en tiempos atípicos.