Queda menos de un mes para despedir este 2021. Un año difícil donde poco a poco hemos ido vislumbrando la luz al final del túnel. Más que una recopilatorio de los mejores discos del año, estas palabras son un agradecimiento a los artistas y bandas que han seguido componiendo, escribiendo, explorando nuevos sonidos, nuevas realidades. Sacando nuevas canciones, EPs, álbumes y volviendo a las salas y festivales para hacernos disfrutar de la magia de la música en directo a pesar de las circunstancias adversas que todavía nos han acompañado. Como cada diciembre les traemos los mejores trabajos de la mano de nuestros redactores JRGE09, LU y The Doctor.

Los mejores discos de JRGE09

La verdad es que por segundo año consecutivo, tenemos un curso con un nivel de aprobadito justo. La primera década de los 2000 fue un sueño utópico, único y desmedido, y pasarán muchos años para que volvamos a ver tal explosión de creatividad y talento. En este 2021, la pandemia ha ahondado más si cabe en esta falta de creatividad y lustre que ya advertimos en el pasado año. ¡Pero oiga!, se ve que hay ganas de volver a la discoteque y a los bares de brilli brilli y bailar, bailar y bailar! Hay ganas de jarana y por eso algunos de los sobresalientes de este año como CHAI o Self Esteem se han posicionado en este recopilatorio de lo mejor del año.  No será un curso de sobresalientes, pero siempre hay cositas buenas que rascar.

10. Snail Mail – «Valentine»

Una vieja conocida de este blog que ya nos llamó la atención hace un par de años con su desgarrada voz y su energía palpitante; ahora con su segundo LP, sus canciones son más maduras y los momentos de épica grandilocuente, mucho más controlados y estudiados. Indie rock de este que siempre nos ha gustado aquí, la esperanza blanca de este año. Su «Valentine» y la sosegada «Light Blue», de lo mejor del álbum.

9. Helado Negro – «Far In»

La psicodelia minimalista de Roberto Carlos Lange nos tiene poseídos desde que catáramos a pequeños sorbitos aquel bonito single de «País Nublado» hace casi un par de años. Ahora, siguiendo esa belleza contenida de espacios pequeños y cálidos, vuelve con canciones vulnerables y aromáticas como su «Wake Up Tomorrow» a la par que nos pone a bailar con zapatos brillantes de cordones y elegante smoking negro a lo Whitest Boy Alive en su «Gemini and Leo» o en «Outside the Outside».

8. PinkPantheress – «To Hell With It»

Canta, compone y produce. Esto último es el auténtico sello distintivo de este álbum. Canciones como «Just For Me», lo que dicen los horteras pero agudos anglosajones, un «instant classic». Multitud de samples y arreglos low-cost que sin embargo, no desvirtúan la capacidad melódica de todas sus composiciones y menos aún su dulce voz. 20 años y se dio a conocer por tik-tok. Chavales, seguid intentándolo…

7. Lord Huron – «Long Lost»

Un disco de los que no causan altibajos de principio a fin. Homogéneo y claro está, con momentos brillantes como su «Love Me Like You Use To» o «The Moon Doesnt Mind».

El Father John Misty bajabragas americano de este curso. Pomposo, sexy y amable.

6. Cuchillas – «Pasión de sábado» (EP)

Los de Zaragoza han llegado con este EP, su segundo trabajo, a base de distorsión y vértigo a este selecto club de lo mejor del año. Cuesta entre tanta Tangana y marketing, recoger en nuestras fronteras algo con personalidad y poco manoseado, y he aquí Cuchillas. Lo-Fi de manual con singles de indudable pegada como «La Habitación» o «Unidad de Víctimas Especiales». La gran sorpresa de este 2021. #cuchilleros

5. CHAI – «Wink»

La versión asiática de Hot Chip. Electro-pop y mariconeo elegante. Mucho fucsia, funk y sintetizadores. Sus singles «Action» e «In Pink», dos de los más juguetones.

La banda japonesa, en su cuarto álbum, ha dado en la diana.

Otro disco para bailar (se ve que hay ganas).

4. Julien Baker – «Little Oblivions»

La de Nashville escribe, toca todos los instrumentos y canta bien. Pero ahora, además, se deja acompañar por una banda y ello ayuda a crear una mayor complejidad en su sonido que le sienta realmente fenomenal. Este tercer álbum de la norteamericana rezuma dolor y calidez por los cuatro costados. Courtney Barnett en modo elegante y bajo-consumo. La templada y elegante «Faith Healer», su brillante «Heatwave» o canciones otoñales y agradecidas como «Relative Fiction» son notables momentos de un álbum que no baja el listón en ningún momento.

3. The War On Drugs – «I Dont Live Here Anymore»

Cuando creímos que los de Filadelfia ya habían tocado techo, ahora llegan y nos sacuden este pedazo LP. Quizá más melódico, sin perder su sonido más reconocible, pero abriéndose si cabe más aún hacia un público más generalista, aglutinando todo ese abanico que imaginariamente habría entre la pausa áspera de Wilco («Living Proof», «Change») y la épica bailable de los últimos discos de Arcade Fire («Harmonia´s Dream», «Victim», «I dont Live Here Anymore»). Puede que con este 5to album, ya sea hora de postearles con letras mayúsculas como cabezones en todos y cada uno de los festivales.

2. Remy Wolf – «Juno»

Precisamente con una estética entre Juno y Punky Brewster, amanece una nueva estrella del POP. Desde los ángeles llega Remy Wolf con un álbum pomposo, dulzón y que celebra la vida y nuestra propia existencia en esta época tan difícil para todos los que han perdido a algún ser querido. Su «Street You Live On», un temazo atemporal. El «You, youuuu, motherfucker!» de su «Liquor Store», un grito generacional obligado. La producción de canciones como «Guerrilla» o «Grumpy Old Man» (a cargo de Jared Soloman) y el flow bailongo y buenrollista de «Quiet on Set», otros de los puntos sobresalientes (si es que no lo son todos) de este álbum.

1. Self Esteem – «Prioritise Pleasure»

El álbum accesible y popero-bailongo del año trae a Rebecca Lucy Taylor girando por diferentes estilos, desde el electro-pop de manual hasta canciones grabadas con sonidos de animales y ella misma hablando entre susurros. Se quiere poner funky en buenas canciones como «You Forever» pero toca el Olimpo cuando se viste de Likke Ly y nos regala temazos muevechichas como su genial «Moody». Historias turbias, alcohol, problemas… bla bla bla. No nos lo creemos mucho, postureo de IG al uso, pero bailamos muy muy muy a gusto.

Los mejores discos de LU

Como un spin-off del 2020. El 2021 ha sido otro año difícil. Un año en el que para muchos la música ha sido un rayo de esperanza entre tanta oscuridad. En una sociedad tan polarizada donde las relaciones personales se miden por la obsolescencia programada. Dominada por la frivolidad de las redes sociales que se esconde bajo la fake life, la música es uno de los pocos alicientes que todavía mantienen su esencia intacta. Esa que todavía logra conmovernos, pellizcarnos la tripa, erizarnos la piel. A pesar de las dificultades, muchos artistas y bandas han encontrado la inspiración en estos tiempos tan inciertos y se han lanzado a componer y a publicar nuevos trabajos. Y solo eso ya merece un respeto y una admiración. De entre todos ellos encontramos algunos más sobresalientes. Como cada año es un placer compartir esta selección musical con mis compañeros JRGE09 y The Doctor.

10 . Morgan – «The River And The Stone»

Seis meses de retiro en la sierra madrileña fue el tiempo que necesitó Morgan para dar forma a «The River And The Stone» (2021). Los madrileños tenían el listón muy alto después de un debut como North (2015) y del excelente Air (2018). Con su regreso demuestran que son capaces de estar a la altura no solo de sus anteriores trabajos sino de cualquier gran banda internacional que se precie. Este disco es una buena dosis de puro rock. Y de orgullo patrio.

9. Pearl Charles – «Magic Mirror»

Pearl Charles nos sorprende gratamente con un segundo LP placentero y bohemio. Dream pop, country y algún toque de psicodelia. Influenciado en gran medida por los sonidos del rock californiano de los sesenta y setenta, Magic Mirror (2021) incorpora sintetizadores y guitarras country y nos seduce con melodías melancólicas que resultan adictivas y nos recuerdan a bandas como Fleetwood Mac o Steely Dan con la sensualidad de Lana del Rey. Uno de los trabajos más finos de este 2021. (El próximo 22 de febrero estará en la sala Clamores. Un concierto para apuntar en la lista de imprescindibles del 2022).

8. Olivia Rodrigo – «SOUR»

La chica Disney nos demuestra que hay talento más allá de las series para teenagers. Un debut muy loable en el que la joven actriz californiana describe una situación emocional compleja. Un álbum de ruptura lleno de sutiles y preciosos matices que resulta hasta gratificante.

El disco de pop más sobresaliente del año. Ojito, Taylor Swift!

7. Terrace Martin – «DRONES»

El rapero y productor californiano Terrace Martin aglutina en su nuevo trabajo lo mejor de la música negra. En «DRONES» (2021) encontramos R&B, jazz, hip hop, toques de música clásica, cubana, música de África Occidental o música house. Ahí es nada. Una propuesta fresca y nítida donde ha sabido rodearse de colaboraciones de altura como Kendrick Lamar, Ty Dolla $ign, James Fauntleroy o Snoop Dogg. Martin defiende sus orígenes en un álbum elegante, inteligente y conceptual en el que expone la adicción a la tecnología de la sociedad moderna. La falta de compasión y de arraigo que hace que todos seamos una especie de drones que actuamos como meros robots. Este disco es fruto del talento y versatilidad de un músico que ha sabido labrarse una sólida y existosa carrera.

6. Dijon – «Absolutely»

Dijon nos trae uno de los discos más emotivos del año. «Absolutely» (2021) es un repertorio de melodías tristes que oscilan entre el soul y el R&B donde el compositor de Maryland desnuda su alma a través de desgarros vocales como en la maravillosa «Big Mike’s» o «Rodeo Clown» y nos recuerda a lo mejor de Frank Ocean en cortes como «The Dress». Sonido fundamentalmente acústico, lleno de detalles, texturas y algún que otro sintetizador, manteniendo una calidad encomiable. Un debut sencillamente extraordinario. No le pierdan la pista.

5. Nao – «And Then Life Was Beautiful»

Nao compuso este disco durante el confinamiento. Un exquisito trabajo de 13 pistas en el que nos habla de esperanza y optimismo en tiempos tan inciertos. Canciones como «Burn Out» , «Messy Love» o la bellísima balada «Wait» destilan elegancia y emoción a raudales y dejan paso a la experimentación en temas como «Antidote», la magnífica colaboración con el artista nigeriano Adekunle Gold donde explora sonidos afroamericanos.

«And Then Life Was Beautiful» (2021) supone la evolución artística y personal de Nao que la consagra como una de las artistas más importantes de la escena del R&B contemporáneo.

4. Parcels – «Day/Night»

Los australianos son una máquina de crear temas selectos, ritmos pegadizos y melodías consistentes y sofisticadas capaces de enganchar desde el primer minuto. Con «Day/Night» (2021) han conseguido superarse a sí mismos en un disco doble donde dan buena muestra de su madurez creativa. Pura experimentación y eclecticismo. Uno de los trabajos más sobresalientes del año. Para darle al play una y otra vez.

3. The War On Drugs «I’ Don’t Live Here Anymore»

The War on Drugs han creado su propia galaxia sonora y siguen en esa misma línea pero con la capacidad de seguir creando discos únicos y canciones sublimes. Giros, reefs, arreglos, sintes vintage, la sutileza de unas guitarras envolventes y un Adam Granduciel en constante estado de gracia. Su música es un universo sensorial que actúa como revulsivo, en ocasiones, exasperante. Tan auténtico como reconocible. Ellos son su propia marca y su propia referencia. Este disco es soberbio de principio a fin. Un viaje a los ochenta. Un camino por la oscuridad. Un momento malo de esos en los que no ves la salida. Pero también un himno de esperanza. Pura evocación. Una compleja locura de sintetizadores, de magia y melodías poderosas y enérgicas. El tema homónimo «I Don’t Live Here Anymore» y «Change» son dos de los mejores temas que dan forma a este disco. Con guiños a Dylan y Springsteen poco o nada podía salir mal de aquí.

2. Celeste – «Not Your Muse»

Sin duda la gran revelación del año. La evolución artística de Celeste ha sido imparable desde que en 2020 ganase el Sound of 2020 de la BBC con la bellísima balada «Strange». Con una voz prodigiosa, comparada con Amy Winehouse o Billie Holiday, la californiana regresa con un álbum debut profundamente emocional, con numerosos pasajes que erizan la piel. «Not Your Muse» (2021) es un sabroso cóctel de soul, pop y R&B de una calidad inmensa. En él nos habla de amor y desamor, de ambición y empoderamiento. Sonido fresco que nos retrotrae a las grandes voces del soul añejo. Canciones como «Stop This Flame» o «Love Is Back» hacen de este trabajo uno de los mejores del año. En su todavía breve y fulgurante trayectoria ya ha conseguido una nominación al Oscar por «Hear My Voice», un tema incluido en la película The Trial Of Chicago 7, y ha sido alabada por artistas de la talla de Elton John o Michael Kiwanuka. Su voz y su presencia en los escenarios ya ha conquistado a miles de personas, como ocurrió en la última edición del Primavera Sound o del festival Glastonbury. Con este nuevo trabajo Celeste demuestra que ha llegado para quedarse. Palabra de Sir Elton John.

1. Bruno Mars & Anderson .Paak«An Evening With Silk Sonic»

Bruno Mars y Anderson .Paak han logrado rescatar lo mejor del soul y el funky en un solo disco. Soberbio. De principio a fin. Puro old school. Las voces, los arreglos, los constantes guiños a Steve Wonder, James Brown, Barry White… Este disco es una barbaridad. El disco que con toda seguridad te recomendaría cualquier buen músico. Escúchenlo, disfrútenlo, gócenlo.

Los mejores discos de The Doctor

Un año más nos volvemos a reunir como viejos amigos como cabezas conectadas por una misma obsesión para repasar lo más granado a nuestro entender que ha ofrecido la escena musical. Huelga decir que existen muchos factores que hacen este momento excepcional (otra vez, si es que se le puede tildar de excepcional a algo ya acontecido). 

La debacle de las publicaciones físicas y el auge de los medios digitales (con menos texto y menos periodistas de profesión) basados en más noticias rápidas emitidas por (periodistas de profesión) expertos, expertillos y melómanos (entre los que nos hayamos), la limitación de la oferta musical en vivo (aun latente en el ámbito de conciertos y festivales en nuestro país) y el evidente recambio generacional, que no es tan excepcional (menos para nosotros jajajaj y no tan jajaja simultáneamente).

Aun así, lo que para nada es excepcional es que un año más, aquí estamos. 

He tenido la suerte, y me quito la careta ante esta situación, de haber podido leer la lista de mis compañeros antes de realizar la mía y he de decir que me llena de orgullo ser el tercer ángulo de este triángulo equilátero tan longevo ya. Muchas de las referencias son de una exquisitez sublime y otras tantas joyas por descubrir, y eso me ha dado motivos para escribir la mía con renovada ilusión, porque, aunque a veces no lo parezca, es importante. Descubrir música es importante, tener inquietud es importante e inspirarse en las ideas de otros también lo es. 

Por ello quiero escribir estas líneas para decir que, a pesar de que seamos islas unipersonales, de que nuestros gustos se parcelen aislados por preferencias y algoritmos, de que nuestras interfaces de Spotify o Apple music (o Tidal) sean tan diferentes, compartir nos acerca y nos nutre.

Quiero comenzar haciendo un “disclamer” de las listas como concepto: no está todo lo que es, pero es todo lo que está. Puede parecer un año que a priori es parco en nuevas obras mayúsculas, pero el tiempo sabrá posicionarlo en el lugar que merece. 

Un año en que la cultura urbana, tan lejos a veces de nuestras líneas, ha traído trabajos como el de Genesis Owusu «Smiling With No Teeth» (sobresaliente) además de discos de Vince Staple, Nas, Drake y el “Donda” de Kanye west. Asimismo, muy muy prolífico en el ámbito femenino con Doja de Cat, Megan the Stallion, HER o Celeste, que demuestran el buen estado y la creatividad imperante en su escena. En otra órbita, pero no menos inspirado, mencionar el disco de Billie Eillish por cierto.  

Obviamente en la música urbana en castellano existe una oferta ilimitada prácticamente y de todos los rangos de calidad a destacar el disco UNreal Fam, las colaboraciones de FOyone, el disco de Prok y las sesiones de Bizarrap con todo un “Star system” que va de Nathy Peluso a Chucky 73 pasando por Eladio carrion.

También ha sido un año fantástico para la música española. No podemos no mencionar el disco “El madrileño” de C tangana que tanto dio que hablar, así como el fantástico disco de Zahara «Puta», todo un exorcismo emocional. A mi parecer en las guitarras contamos con Mayeutica de ROBE de impecable factura y Derby Motoreta Burrito Cachimba que siguen la línea de su anterior trabajo haciendo las delicias del personal. La gira con Estanques (otra banda magnífica) no dejó asientos libres. Mención merecen el dúo Bala, metal del bueno, la delicadeza de Sen Senra y la belleza de “Clamor” de Maria Arnal i Marcel Bages

En el campo del indie me gustaría mencionar a Japanese Breakfast con «Jubille» y a Wolf Alice con su mejor obra hasta la fecha “Blue Weekend”, los discos de Kokosha, Cloud Nothing y Arab Strap, así como “For the first time” de la banda Black Country New Road, «Sketchy» de los Tune-Yards y por supuesto a las magníficas autoras Julie Baker y Tamara Liderman de The Weather Station y a la mejicana Mon Lafarte con «Seis».

Con aires más añejos, dos grandes obras, la continuación del trabajo de GA 20 realizando un homenaje al viejo músico de blues Hound Dog Taylor y el particular trabajo de Early James,”It doesnt matter now». Imprescindibles.

Por último, me gustaría mencionar los proyectos folk rock de Lord Huron y Big Red Machine, dos auténticas joyas que no pueden pasar desapercibidas y que encierran la belleza en frascos de cristal. 

Mucho que oír y disfrutar de un año más. Ahora es hora de pensar lo que os hizo vibrar a vosotros con la promesa de que continúe siendo algo importante. No solo en un Wrapped de Spotify sino en comunidad con vuestros amigos. Nosotros seguiremos aqui, un año más, con vosotros y para vosotros, os dejo con la lista.

PD: escuchad el disco de Yebbas Smith

10. Bruno Mars & Anderson .Paak«An Evening With Silk Sonic»

Quizá se ha perdido para del impacto en la realización de este trabajo por el goteo de temas en los últimos meses imbuido en la nebulosa de hype, pero el trabajo de estos dos es impecable. Dos artistas en estado de gracia que hacen accesible al oído común toda la liturgia soul funk.

Teñido con una pátina vintage en sonido y puesta en escena, nos rendimos al buenrollismo y la elegancia de este trabajo a destacar entre los temas desvelados en su edición final: 777

9. Black Midi – “Cavalcade”

Vuelta de tuerca a los sonidos noise y jazz, con un rock asincopado y progresivo, esta joven banda, hace las delicias de los oídos exigentes y liberados. Nada es lo que parece en temas que evolucionan y mutan con un estilo que bastardo a veces «mars voltiano» a veces «king gizzariano», pero siempre estimulante. 

No apto para estribillo searchers. 

8. Sons of Kemet –“Black to the Future”

Sons of Kemet, o lo que es lo mismo Shabaka Hutchings, Oren Marshall, Seb Rochford, and Tom Skinner. Un crisol de estilos que se mueve entre el jazz el rock, el folk caribeño y la música africana.

Esta banda británica que funciona como colectivo desde 2013 encuentra una voz propia. Nominado como mejor directo de jazz en los MOBO Awards, muestra en su siguiente proyecto tras “your queen is a reptile” una obra culticultural a la altura de los tiempos que vivimos.

7. Arlo Parks – «Collapsed in Sundreams«

Delicioso disco que se mueve entre el neo soul y el r&b con un estilo propio que deleita tanto a los indienautas como a los ya seguidores de ambos géneros. De esta jovencísima inglesa de orígenes nigerianos se ha dicho que “canta sobre la vulnerabilidad del alma y de la mente acogiéndose a una sonoridad soul abierta a interferencias». Canciones que abrazan y reconfortan a través de la oscuridad». Descúbranlo ustedes mismos.

6. Brockhampton – “New Light, New Machine”

Esta autodenominada boyband que surgió en 2017 de un chat en honor a YE (Kanye West) ha vuelto a hacerlo. Tras su excelso anterior trabajo nos ofrecen una nueva dosis de hip hop con aires de Frank Ocean, Azelia Banks o Mikki Blanco entre otros. Hijos putativos del “808 heartbreak”, este masivo (reniegan de la palabra colectivo) batallón, está formado por 7 Mcs y completa con hasta 14 miembros con artistas gráficos publicistas, webmasters y otros tantos roles.

Una nueva oportunidad para revisar toda su breve discografía.

5. Nick Cave and Warren Ellis – «Carnage» 

En su particular carrera hacia la búsqueda de la informidad en la música, el abandono de las estructuras y los instrumentos tradicionales y la eléctrica encarnación del salvajismo rock que Cave representaba (con Mick Harvey), la unión a Ellis nos trae un abstracto y oscuro monstruo difícil de descifrar, hecho que hace que no exista unanimidad en ensalzarlo o destruirlo. 

Una obra harto interesante que recuerda la última época de Scott Walker que a su vez influyó en los últimos trabajos de Bowie y Cohen. ¿Será este el ocaso de otra estrella del rock? Si es así, qué bonito atardecer sería. 

4. Deafheaven – “Infinite Gravity” 

EL disco más audible de Deafheaven que abandonan el noise, los riffs death metal y las nubes de ruido, gritos y blast beats para sumirse en una travesía más cercana al indie. Muy oscuro eso sí, haciendo uno de los crossovers mas llamativos EVER. Aun así aciertan en su mueva línea musical y a pesar de perder parte de su legión de fans, conservan muchos y unirán a otros tantos.

Siguen haciendo música de tonos negros y azul.

3. Turnstile – «Glown On»

Por fin su obra magna. Un disco de hardcore delicioso e infeccioso, adictivo a más no poder, con sonidos crossover y capacidad de sorprender en un estilo harto encorsetado y estricto.

Cambian las normas y reescriben el género. Y de paso: temazos.

2. The Black Keys – «Delta Kream» 

Volver a tus raíces, recorrer el camino a casa, eso es lo que hacen The Black Keys en su nuevo proyecto. No es difícil saber si se ha seguido a «Carney» y «Auberbach» que son devotos del sonido analógico. Un homenaje al blues puro que supone un riesgo para su base de fans más reciente, pero que encandila a los que los vimos crecer. 

Un nuevo giro de tuerca de este tándem que tan buenos momentos nos ha dado tanto en sus discos como en las producciones que auspician.

1. The Villagers – «Fever Dreams» 

Este disco no es más que un nuevo catálogo de canciones de una perfección casi angelical. Un divino tesoro de cristalina belleza.

Bajo este proyecto se encuentra Connor J. O’Brien como maestro de ceremonias y cabeza pensante. Es difícil decidir cuál es mejor entre tanto bueno. Disco conciso compacto e imprescindible. Mejor en vinilo, obvio.

PLAYLIST TOP ALBUMS 2021 – LONG-BRIT.com