Se ha hecho esperar. Tanto, que podríamos afirmar que este disco se había convertido ya en una necesidad. La necesidad de todos los que abrazamos «Lost in the Dream» (2014) y que supimos que ese trabajo era un antes y un después en la historia de la banda de Filadelfia. Como también lo fue «A Deeper Understanding» (2017). «I Don’t Live Here Anymore» (2021) supone el regreso de The War on Drugs y ensancha más si cabe su grandeza, referencia en la escena indie-rock americana. «I Don’t Live Here Anymore» es el disco que necesitábamos.

Meticulosos, perfeccionistas y con la misma atmósfera lánguida y melancólica que ha acompañado todos sus trabajos, producto de la personalidad y el carácter de un Adam Granduciel instalado en la perpetua oscuridad pero vislumbrando atisbos de fe. The War on Drugs han creado su propia galaxia sonora y siguen en esa misma línea pero con la capacidad de seguir creando discos únicos y canciones sublimes. Giros, reefs, magistrales arreglos, sintes vintage, la sutileza de unas guitarras envolventes y un Granduciel en constante estado de gracia. Su música es un universo sensorial que actúa como revulsivo, en ocasiones, exasperante. Tan auténtico como reconocible. Ellos son su propia marca y su propia referencia. Y no es menos cierto que para llegar a disfrutarles hay que gozar de una cierta sensibilidad, pero el que piense encontrar otra cosa en este trabajo es que no se ha enterado de nada.

Este disco es soberbio de principio a fin. «I Don’t Live Here Anymore», el tema que da nombre al mismo, es un viaje a los ochenta. Un camino por la oscuridad. Un momento malo, de esos en los que no ves la salida, pero también un himno de esperanza. Pura evocación. Un tema que nos engancha desde el minuto uno. «Harmonia’s Dream» es una compleja locura de sintetizadores, de magia y melodías poderosas y enérgicas. «Living Proof» y «Change» son dos de los mejores temas que dan forma a este disco. Con guiños a Dylan y Springsteen poco o nada podía salir mal de aquí.

Queda poco más de un mes para despedir este 2021. Un año difícil para el que muchos, la música ha sido nuestra tabla de salvación. Más que una reseña, estas palabras son un agradecimiento a los artistas y bandas que han seguido componiendo, escribiendo, explorando nuevos sonidos, nuevas realidades. Sacando nuevas canciones, EPs, álbumes y volviendo poco a poco a las salas para hacernos disfrutar de la magia del directo a pesar de las circunstancias adversas que nos han acompañado. The War on Drugs es una banda necesaria. Es, junto con Wilco, lo mejor que le ha podido pasar al género en la dos últimas décadas.

Puntuación: 9,5/10

Temas imprescindibles: «Change», «Harmonia’s Dream», «I Don’t Live Here Anymore»